¿Como elije el turista donde pasar sus vacaciones?


Muchas veces se ha planteado esta pregunta intentando dar con la respuesta que nos permita conocer la clave para atraer más turistas a nuestros lugares. ¿Es el destino o es e hotel? ¿Un hotel queda condicionado por el entorno donde está ubicado?

En el pasado, no más de veinte años atrás, recuerdo que mis vacaciones las elegían en mi familia por destino. O playa, o montaña, y/o una localidad específica: Villa Carlos Paz por ejemplo. Finalmente podía llegar a pensar en el alojamiento pero siempre condicionado por el destino. Incluso, si el destino no era muy popular y se podía prever que habría plazas disponibles, se solía partir al destino sin tener reservado el alojamiento. Este era un elemento más del viaje, simplemente un techo donde dormir.

Ahora, internet de por medio, el futuro turista pre-arma sus vacaciones virtualmente consultando destinos, actividades y hoteles, constituyéndose ésta en una experiencia placentera que le permite de alguna forma vivir de forma anticipada sus vacaciones. Los hoteles, por tener una mejor presencia que los destinos y actividades, tienen un papel más protagónico en la elección del destino, constituyéndose en destinos en si mismos, que pueden modificar el lugar de las vacaciones.

Me pasó en mis últimas vacaciones. Estaba listo para viajar a Florianópolis. Luego de una extensa búsqueda había encontrado el hotel donde pasaría mis días de descanso en las playas del sur de Brasil. Sin embargo horas antes de hacer click en la reserva, una propuesta de hotel que me llegó de Córdoba, hizo que cambiara de opinión. Finamente pasé mis vacaciones en Córdoba, que es un destino que conozco bastante bien. Reflexionando sobre esto ¿Por que volví nuevamente a este pueblito de Córdoba que ya conozco hasta el hartazgo, habiendo tantos otros lugares para conocer? (Aviso que no soy de aquellas personas que suelen ir una y otra vez al mismo lugar). Me dí cuenta que lo que había cambiado era el hotel, que el hotel constituía en si mismo un nuevo lugar para disfrutar. Obviamente que este lugar de Córdoba además es de mi agrado, es condición necesaria, pero la novedad era el hotel. Si ese hotel hubiera estado en algún otro lugar que fuera de mi agrado es posible que allí hubiera ido.

¿Que tienen en común destinos y hoteles? Ambos prometen vivir experiencias. Una playa promete una serie de experiencias, un determinado hotel, con el creciente número de servicios que ofrecen actualmente, también. En el pasado la experiencia la ofrecía el destino, y el hotel brindaba mayor o menor confort. Hoy la experiencia de disfrute tiene que ser ofrecida por el hotel. El confort, la buena atención, una buena restauración, las instalaciones limpias y en buen estado, ya se dan por descontadas y no son diferenciadoras. El turista busca para sus vacaciones vivir diferente a su vida habitual. Cada segmento busca experiencias distintas y ya se las demandan a los hoteles. No más sólo un techo y una cama cómoda.

Volveré en el futuro con algún artículo donde se muestren ejemplos de hoteles que están trabajando con este concepto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: