El “Boom” Hotelero


Informa el diario Clarín en su edición del 9 de Septiembre, que según datos de la Secretaría de Turismo de la Nación, este año se sumarán a la oferta hotelera del país 341 nuevos emprendimientos, los cuales implican una inversión de 1.800 millones de pesos.

Haciendo una simple división obtenemos que el promedio de inversión por hotel es de 5,28 millones de pesos, lo que nos permite conocer además que dichos emprendimientos son serios, importantes y de trascendencia.

Evidentemente este “boom” hotelero está ligado al buen momento que vive la industria turística nacional. Es posible que los empresarios hoteleros se pregunten ¿Hay mercado y cantidad de turistas suficientes para absorver este crecimiento de la oferta? ¿Cuáles son las expectativas económicas para el próximo año? ¿Cómo afectará esta nueva oferta a los establecimientos ya instalados? En resumen ¿Qué pasará con mi negocio?

Creo que para los próximos años la demanda se verá segmentada claramente entre turistas extranjeros y nacionales. Veamos cada caso. Algunas reflexiones que me surgen a partir de esta noticia:

Extranjeros:

Los turistas provenientes del exterior seguirán visitando nuestro país  cada vez más. Uno de los motores, el tipo de cambio, seguirá alto, cada vez más alto. Pero atención!!! los destinos que figuran en el circuito de estos turistas son Buenos Aires seguro como punto de partida (capta el 55% de las pernoctaciones de los turistas extranjeros) y luego la gran mayoría suele visitar alguno o varios de los siguientes: Iguazú, Salta, Ushuaia, Bariloche, El Calafate, Mendoza y algo de Córdoba.

Nacionales:

La gente está comenzando a sentir que su capacidad de consumo se limita. Siente que el gobierno, papelón del Indec mediante, le está mintiendo los datos de la inflación y lo sufre cada vez que va al supermercado o hace las cuentas a fin de mes. Sabemos lo sensible que es la industria del turismo a las limitaciones de consumo. Cuando la gente siente que no puede, no viaja. Por otro lado, seguirá el goteo de turistas que elegían el exterior como destino para su descanso y el ajuste significa para ellos quedarse en el país. Por lo tanto dentro del ámbito nacional también nos encontraremos con un turista más exigente, que no quiere renunciar a un nivel de hotelería y servicios, ya sea porque lo obtenía en el exterior o lo reclama localmente como compensación por tener que quedarse en el país.

Conclusiones:

Aquellos hoteles que estén ubicados en alguno de los destinos que conforman el circuito habitual de los turistas extranjeros, seguramente tendrá una ventaja, pero a no olvidar que son hoteles con determinadas características. En general funcionan bien los hoteles de lujo, los hoteles boutique y los Hostels, según el perfil de los visitantes.

Los hoteles ubicados fuera de este circuito también tendrán, o bien un turista local más exigente de acuerdo a lo comentado más arriba, o un turista más “gasolero” dispuesto a pagar menos por sus vacaciones. Por lo tanto deberán tomar una clara decisión sobre brindar un servicio de calidad superior o bajar sus precios. En cualquiera de los casos la rentabilidad puede verse afectada. Por supuesto que si cuenta con los recursos necesarios mi recomendación es que elija el primer camino. Bajar precios siempre es más fácil y en caso de contracción de la demanda un cliente siempre elegirá la mejor relación costo beneficio. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: